pc211002.jpgLos padres cuyos niños tienen problemas académicos se sienten extremadamente preocupados y desilucionados. Los psiquiatras de niños y adolescentes saben que hay muchas causas para los fracasos académicos y que una de las más comunes son los trastornos del aprendizaje. Un niño con un trastorno del aprendizaje es por lo general un niño inteligente, quien inicialmente trata de seguir las instrucciones, de concentrarse y de tener buen comportamiento en la casa y la escuela.

Sin embargo, el niño no domina las tareas escolares y comienza a rezagarse. Algunos de estos niños tienen dificultad en permanecer quietos o prestar atención. Los problemas de aprendizaje afectan a no menos de un 15% de la población escolar. Se estima que los problemas específicos de aprendizaje son causados por una dificultad del sistema nervioso que afecta la captación, elaboración o comunicación de información. Algunos de estos niños son hiperactivos y/o distraidos con un lapso de atención corto. Los psiquiatras de niños y adolescentes indican, que estos niños pueden ser ayudados, pero que si su condición no se detecta y se trata a tiempo, el problema puede aumentar y complicarse rápidamente. Un niño que en la escuela elemental no aprende a sumar, al llegar a la escuela superior, no podrá entender algebra. El niño que trata de aprender con gran esfuerzo se frustrará progresivamente y desarrollará problemas emocionales como una pobre autoestima, resultado de los fracasos repetidos. Algunos niños con problemas de aprendizaje pueden presentar también problemas de conducta, ya que prefieren lucir “malos” en vez de “estúpidos o brutos”. Los padres deben de conocer las señales que con mayor frecuencia indican problemas de aprendizaje en su niño.

  1. Dificultad en atender o seguir instrucciones.
  2. Dificultad para recordar lo que se le acaba de decir.
  3. Fracasos académicos como consecuencia del poco dominio de destrezas de la lectura, escritura y/o aritmética.
  4. Dificultad en distinguir entre la derecha y la izquierda, por ejemplo, confunde 25 con 52, la “b” con la “d” o, “la” por “al” u, “on” por “no”.
  5. Defectos en coordinación – cuando camina, en los deportes, en actividades manuales sencillas como sostener un lápiz, amarrarse los zapatos o hacer un lazo.
  6. Pierde o se extravían sus asignaciones, sus libros, libretas y otros materiales.
  7. No puede aprender los conceptos de tiempo; confunde “ayer”, “hoy”, “mañana”.

104.gifMuchos padres solicitan un Psiquiatra de Niños y Adolescentes cuando su hijo presenta problemas iguales o parecidos a los arriba mencionados. El psiquiatra de niños y adolescentes trabajará en colaboración con los educadores y otro personal de la escuela, para hacer pruebas que puedan detectar la razón de la dificultad en el aprovechamiento y la presencia de problemas específicos de aprendizaje. Luego de entrevistar al niño y la familia, y de evaluar la situación, el psiquiatra de niños y adolescentes hará recomendaciones relacionadas con la ubicación escolar apropiada para el niño, la necesidad de ayudas especiales, como terapia académica, ocupacional, del habla y tomará las medidas necesarias para ayudar a que el niño desarrolle al máximo su potencial. En ocasiones el psiquiatra recetará medicamentos cuando es necesario controlar su hperactividad y/o distraibilidad. Trabajará con el niño en el fortalecimiento de su confianza en sí mismo, elemento esencial para el desarrollo emotional saludable. Ayudará también a los padres y otros miembros de la familia para enfrentarse a la realidad de vivir con un nine con problemas específicos de aprendizaje.

Anuncios